Llevábamos tiempo queriendo visitar Le Cucine Mandarosso. De hecho, mucho antes de pensar en crear el blog, un amigo nuestro ya nos habló de esta pequeña joya italiana y desde entonces siempre hemos querido hacerles una visita.

Fuimos a cenar un domingo (mola saber que existe esta opción) y bajo previa reserva (sumamente importante si queréis ir tanto a comer a mediodía como a cenar).

Nada más entrar al restaurante se respira juventud, buen rollito y ganas de hacer las cosas bien. El local es pequeñito pero más grande de lo que esperábamos, ya que tienen otra zona de comedor que no es visible desde la calle. Es muy acogedor, con objetos antiguos como una nevera, lámparas vintage colgando del techo o estanterías repletas de botellas de vino que hacen sentirte como si estuvieras en una pequeña bodega.

IMG_20150518_014653 IMG_20150518_014806 IMG_20150518_014342 IMG_20150518_015209

Pero pasemos a lo importante, el motivo principal de nuestra visita: la comida. Pietro Leonetti es el culpable, el maestro que está tras los fogones de Le Cucine Mandarosso. Natural de Avellino, una ciudad del sur de Italia muy cerca de Nápoles, este joven cocinero es el responsable de elaborar recetas hechas con mucho cariño, como si de su propia nonna se tratara.

La carta es corta y va cambiando en función del mercado, con productos de calidad y cocinados con mucho mimo. Nosotros nos dejamos aconsejar por el camarero y acertamos por completo.

De entrante pedimos una ensalada de burrata para compartir con rúcula, olivas y tomates de la huerta. No sabemos si se trataba de un guiño a ‘Il Tricolore’ (la bandera italiana) pero ¡estaba de muerte!

IMG_20150518_013828

Tras este delicioso entrante pasamos a la pasta. Fabulosa pasta casera y cocinada con ingredientes de primera. Nuestras opciones fueron:

– Cecatelli alla Sorrentina, una especie de ñoquis que en lugar de estar hechos de patata están hechos de trigo, junto con tomate, albahaca y mozzarella:

IMG_20150518_124850

– Fetuccine al pesto: unos fideos planos hechos de huevo y harina acompañados de una salsa de pesto muy sabrosa:

IMG_20150518_013931

Para terminar elegimos una cheesecake de chocolate blanco (cabe decir que somos muy fans de los cheesecake) y este estaba de infarto.

En resumen, una gran experiencia en este pequeño pero encantador restaurante italiano con sabores napolitanos.

¡Imposible no repetir!

Puntos a destacar: local acogedor e íntimo, platos de pasta, postres deliciosos, buena relación calidad precio, menú mediodía, ideal parejas.

Teléfono: 932 69 07 80

Horario: M a S 13:30h a 1h | D 13:30h a 17h y 20h a 24h

Más info >> LA FOODIE EXPRESS > Le Cucine Mandarosso

Ubicación: C/ Verdaguer i Callís 4 (Born) // muy cerca del Palau de la Música

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *